agosto 26, 2009

A l M a s G e m E L a s




Cuando leí el libro ¨Brida¨ de Paulo Coelho, el pasaje que mas llamo mi atención y que se quedo más grabado en mi memoria es el que cito a continuación:
¨-Quiero preguntarte una cosa. ¿De qué materia estamos hechos? ¿De donde vinieron estos átomos que forman nuestro cuerpo?
Lorens respondió, mirando el cielo antiguo:
-Fueron creados junto con estas estrellas y este río que estás viendo. En el primer segundo del Universo.
-Entonces, después de este primer momento de Creación, ¿no se añadió nada más?
-Nada más. Todo se movió y se mueve. Todo se transformó y continúa transformándose. Pero toda la materia del Universo es la misma de billones de años atrás. Sin que un átomo tan siquiera hubiera sido agregado.
Brida se quedó mirando el movimiento del río, y el movimiento de las estrellas. Era fácil percibir el río corriendo sobre la Tierra, pero era difícil notar a las estrellas moviéndose en el cielo. No obstante, uno y otras se movían.
-Lorens -dijo por fin, después de un largo tiempo en que los dos quedaron en silencio, viendo pasar un barco- Deja que te haga una pregunta que puede parecer absurda: ¿es físicamente posible que los átomos que componen mi cuerpo hayan estado en el cuerpo de alguien que vivió antes de mí?
Lorens la miró, espantado.
-¿Qué es lo que estás queriendo saber?
-Sólo eso que te pregunté. ¿Es posible?
-Pueden estar en las plantas, en los insectos, pueden haberse transformado en moléculas de helio y estar a millones de kilómetros de la Tierra.
-Pero, ¿es posible que los átomos del cuerpo de alguien que ya murió estén en mi cuerpo y en el cuerpo de otra persona?
El se quedó callado, por algún tiempo.
-Sí, es posible -respondió finalmente.
[...]
Todo lo que quería saber es si el hombre que la abrazaba con tanto cariño habia sido, un dia, parte de ella misma. [...] Brida deseó fervientemente que aquél muchacho que sabía tantas cosas sobre la luz de las estrellas tuviese un poco del alguien que ella fuera un día.¨


Cuando leí esto me pareció remotamente posible.

Y justamente las posibilidades remotas son el hábitat natural de la magia y los milagros, creo yo.

Y el amor, que es el mayor de los milagros seguro se manifiesta gustoso hasta en el más improbable de los fenómenos.

Y es que, debo admitir que la parte romántica de mi ser desea fervientemente creer que tengo ¨un espíritu gemelo¨, ¨mi media naranja¨, ¨mi alma gemela¨ o mi ¨otra parte¨ como dice Coelho. Me emociona el pensar que por ahí anda vagando un corazón que complementa al mío, que ensambla cual pieza de rompecabezas.

Ya lo he comentado en otro post, toda mi vida me ha acompañado esta sensación, este sentimiento de que algo o alguien me falta, tal vez es porque extraño a mi otra mitad, tal vez es lo que necesito para sentirme completa… o tal vez son solo alucines de una romántica que se resiste a admitir que hay una gran dosis de cursilería en todo este cuento de las almas gemelas.

Lo que sí es un hecho es que el tema está planteado desde siempre, y no soy la única que lo aborda, de hecho es un pendiente añejo escrito en la pizarra, el pretexto perfecto para escribir novelas, crear poesías, componer canciones, filmar películas, pintar cuadros y un largo y nutrido etcétera.

Por cierto… tiempo después de leer Brida, me tropecé con una canción que me gusto bastante y en cuanto escuche con atención la letra lo primero que vino a mi mente fue justamente el citado fragmento del libro de Coelho, la canta Monocordio, se llama ¨Siempre Te busque¨.
La inserto en este post …



1 comentario:

Ŧirє dijo...

estupendo fragmento que invita ala reflexion...
tambien el video de las formas en la arena es fascinante..
cuanto arte hay en este espacio..¡¡
saludos desde el sur...
:-)

Roy Tanck's Flickr Widget requires Flash Player 9 or better.