septiembre 28, 2009

Descorazonada





Hoy sucedió...

Me arrancaron el corazón, lo picaron en trocitos, lo frieron con mantequilla y se lo comieron en la cena. Y además me obligaron a ver el espectáculo. Me sentaron en esa silla a observar como mordían mis recuerdos afectivos construidos con tanto esmero, como saboreaban mis emociones adquiridas a fuerza de sentir y de amar mucho.

¡Toda esta masacre sin el menor remordimiento!

Hoy me arrancaron el corazón por que se llevaron el cachito más sagrado de mi ser, me arrebataron el núcleo de mis alegrías, secuestraron el latido de mi amor, raptaron la vida de mi vida.

Tuve que verlo partir, y el reflejo fantasma de un órgano inexistente me hizo sentir un gran dolor en el hueco que dejó. En teoría, sin corazón no debería haber sufrimiento, y sin embargo, ahí esta, una pena lacerante y profunda que me envolvió en un océano de lágrimas. ¡No sabía que podía llorar tanto!

Ahora estoy haciendo acopio de fuerzas para ir a mi refugio, sacar la cajita que escondo bajo la cama y ponerme el corazón de repuesto que ahí guardo.

¡Lástima que los corazones de repuesto son tan pequeños! Ahora tendre que empezar de nuevo, me tomará mucho tiempo nutrirlo, alimentarlo, hacerlo crecer.

Sigo preguntándome: ¿Qué voy a hacer sin mi cielito?





1 comentario:

Ŧirє dijo...

pero como es posible?
lo has explicado muy bien...
es tu corazon...
y nadie puede vivir sin corazon....NADIE¡¡¡

solo espero que tardes muy poco en recuperarlo....
te lo deseo de corazon...
un abrazo enorme desde el sur

Roy Tanck's Flickr Widget requires Flash Player 9 or better.